Brownie cremoso con helado de vainilla

Nuestra primera receta queríamos que fuese sencilla, apta para todo el mundo y rápida de hacer, pero a su vez sabiendo que siempre es un éxito asegurado.

La receta original, la encontré en un libro de Unicef sobre recetas del mundo y la tengo desde que tengo uso de razón. Con los años, y tras hacerla en numerosísimas ocasiones, he ido modificándola hasta conseguir el gusto, el punto, y la manera de servirlo que hacen que sea algo más que el típico brownie.

Los primero y más importante los ingredientes y los utensilios necesarios:

Ingredientes para el brownie:
·         120 g de mantequilla
·         175 g de chocolate (el mejor es el de Nestlé postres)
·         175 g de azúcar
·         120 g de harina
·         2 huevos
·         1 puñado de nueces bien picaditas ( las encontraréis en cualquier súper )
·         1 chorro de leche
·         Sal
 
 Utensilios:
·         Una cazuela
·         Una fuente de horno
·         Una cuchara de madera

Yo por ejemplo, en mi casa no tengo peso y pongo las medidas aproximadas así que tampoco es importante el ser exactos con ellas, con lo cual la excusa “no tengo peso” queda suprimida!

Lo primero de todo, es derretir la mantequilla en una cazuela a fuego lento, y una vez que esté totalmente líquida, vamos añadiendo poco a poco el chocolate en trozos; es importante que lo hagamos siempre removiendo a la vez para evitar que se queme.

   Cuando la mezcla sea perfectamente uniforme, retiramos la cazuela del fuego y vamos añadiendo por este orden los siguientes ingredientes:

1.      El azúcar
2.      Los huevos (enteros) y la sal
3.      La harina 
4.      Las nueces
5.      La leche

 Tenéis que daros cuenta, cuando añadís cada ingrediente, de que la mezcla queda uniforme para que no se queden grumos inesperados que hagan que la textura final sea peor.

Yo llegados a este punto, pruebo la masa y “veo” que le puede faltar. Tiene que tener un puntito de sal, si veis que está sosa de sabor yo lo suelo remediar con un huevo más!!! Siempre funciona!

Cogemos el molde de horno y lo untamos con mantequilla para evitar que luego se nos pegue y vertimos toda la mezcla. Metemos la fuente en el horno que habremos precalentado previamente y esperamos 15 minutos.

A los 15 minutos lo sacamos y lo pinchamos con un cuchillo el cual tendrá que quedar ligeramente manchado, de manera que la mayor parte del brownie se haya hecho pero dejando a la vez una pequeña parte en el centro a la que le quede un “hervor”…  Así conseguiremos tener una corteza dura mientras que el centro se queda súper cremoso.
 Y aquí viene el kit de la cuestión, o por lo menos lo que lo hace diferente de los demás. Para mí lo importante es servirlo en un vaso , primero ponemos  un trozo de brownie que tenga una parte "durita" y otra "crudita" y luego una bola de helado de vainilla. 
 Si lo servimos de esta forma conseguimos mezclar en cada cucharada una parte fría (el helado) y otra caliente mitad corteza, mitad pastoso, la mezcla de sabores y texturas es sensacional y sobre todo conseguimos convertir un plato corriente como puede ser el brownie en algo inolvidable. 
 


Así que amigos, esta ha sido nuestra primera recetas, espero que os resulte interesantes, fácil de hacer, que la disfrutéis y sobre todo que sea un éxito en vuestras cenas y comidas!


0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Contáctanos

Si quieres ponerte en contacto con nosotros, no dudes en hacerlo a través de nuestro correo electrónico cookinganddisfruting@gmail.com o a través de nuestras páginas de Facebook, Twitter (@cookdisfruting) o Instagram (@cookingdisfruting)!!!

Blogroll

Blogger news