De Santander y alrededores hasta San Vicente de la Barquera



Seguimos con nuestros recorridos, esta vez nos vamos a Cantabria, otra zona gastrónoma por antonomasia.. Muchos sitios escondidos, platos típicos y buenos precios nos esperan. Así que, cómo no, empezamos por la capital montañesa.
Santander
La Bombi es nuestra primera parada, sitio mítico de Santander donde su simpático personal nos ofrecerá los cada vez más escasos maganos de la bahía; el restaurante El Puerto sería perfecto para tomar un buen marisco así como su mero al horno en salsa y sus gambas gabardina; La Posada del Mar y su cómoda terraza para Txangurro y merluza con chipirones, o el ahora también madrileño Cañadio con su pastel de cabracho y sus buñuelos de bacalao.
La Bombi
Si lo que quisiéramos es ir de cañas y pinchos o tapas, lo primero que haríamos sería tomar la tortilla vegetal del Diluvio, luego un pincho de morcilla en Casa Lita o unas raciones de jamón y queso en Las Hijas de Florencio. Remataríamos la jugada con unas patatas rellenas de carne en La Bodeguilla de Javi Quintanilla.

Recorriendo ya la Bahía pararíamos en Pedreña, para tomar bonito encebollado o con tomate en La Trainera. En Somo, El Galeón para pescado y la reconvertida tienda de Chucherías Melly donde probar, desde algo más elaborado, hasta unos huevos fritos con jamón que te desmayas..
La Bicicleta
Entrando un poco en el interior pararíamos en Hoznayo, en La Bicicleta, a tomar sus increíbles rabas que sirven con cebolla frita, o sino en La Parrilla para carne, mollejas o cualquiera de sus ricos platos de cuchara. En el cercano Hoz de Anero uno de nuestros preferidos por relación calidad precio, La Modernista. Sus croquetas de huevo, pimientos rellenos, merluza o carne merecen una visita donde no saldremos por más de 25 persona.

Tirando ya hacia el oeste, el siguiente destino es Piélagos y El Nuevo Molino, que tiene servicio de taxi gratuito desde Santander y que nos ofrece un menú de degustación a buen precio, teniendo en cuenta que es un estrella michelín.

La hostería el Calvo en Puente de San Miguel nos sirve el mejor queso picón que nunca he tomado, además de, fuera de carta, unos chipirones encebollados que son increíbles, casi dulzones..
Mesón El Casino
De aquí una incursión hacia el interior donde acudiremos a Treceño y su Casino para tomar croquetas de picón, alubias y sobre todo Chuletón, el mejor de Cantabria sin duda… todo esto antes de llegar a pleno Valle de Cabuerniga, a la aldea de Los Tojos y apretarnos un cocido montañes, estofado de jabalí y sobre todo su especialidad, las fabes con ciervo..

Volviendo a la costa y antes de llegar a Comillas, Casa Cofiño en Caviedes y su famoso albondigón sería nuestro destino, pero una vez allí, Adolfo nos dará un buen bogavante y una maravillosa crema de marisco..

Tirando hacía San Vicente el pueblecito de Trasvía y su Mirador que a precios ridículos nos sirve unas buenísimas almejas a la sarten y, cuando tienen, un delicioso rodaballo, además de una de las mejores tartas de queso que existen; Ya en Oyambre, en plena ría, una merluza increíble en  La Rabia, y antes de llegar a Gerra una nécora, unas rabas y un buen pescado en Gerruca.
La Gerruca
Por último Annua, en San Vicente de la Barquera, otro de los cántabros con estrella que delante del mar, te da un menú de nueva cocina digno de mención.

Pues hasta aquí el segundo de nuestros recorridos, seguro que os viene bien cuando visitéis tierra montañesa.. Cocina tradicional, buena materia prima y precios muy asequibles. Ya nos diréis..

La semana que viene una de las etapas más duras… Asturias y Galicia..


0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Contáctanos

Si quieres ponerte en contacto con nosotros, no dudes en hacerlo a través de nuestro correo electrónico cookinganddisfruting@gmail.com o a través de nuestras páginas de Facebook, Twitter (@cookdisfruting) o Instagram (@cookingdisfruting)!!!

Blogroll

Blogger news